Presentados los resultados del proyecto Securemetro

El pasado 19 de junio se presentaron en la Fundación de Ferrocarriles Españoles los resultados del proyecto “securemetro”, que persigue reducir el daño que sufrirían los pasajeros ante una hipotética explosión. Este proyecto desarrollado por Seventh Framework programme ha contado con la colaboración de los operadores nacionales, especialmente Metro de Madrid.

La jornada comenzó con la apertura del consejero delegado de Metro de Madrid, Ignacio González Velayos. Seguidamente el líder del proyecto, Conor O’Neill,y Antonio de Santiago, Gerente de I+D, Metro de Madrid, presentaron las conclusiones del proyecto.

El proyecto comenzó con el análisis de las diferentes amenazas a los pasajeros durante los últimos 30 años en la UE, siendo las explosiones las más comunes y las que más daño hacen a sus pasajeros.

Por ello, se decide en mejorar este aspecto de seguridad y se prueba en un entorno abierto y controlado cómo se comporta un coche ante una explosión similar a los ataques del Underground londinense del 7 de julio de 2005. Para ello se utilizó un coche de la serie 5000 de metro de Madrid tal y como prestaba servicio antes de ser sustituidos por los 8000,  a excepción de los fluidos, que fueron retirados por normativa medioambiental. Tras la explosión, realizada en Buxton, Reino Unido, se estudiaron los daños causados para construir un prototipo de 14 metros de longitud que cumpla con los objetivos del proyecto:

  • Incrementar la resilencia de los coches a las explosiones para mejorar el tiempo de recuperación de la red.
  • Reducir el número y gravedad de los heridos para hacer menos atractivo este tipo de ataques.
  • Proteger al conductor ante el ataque para poder prestar atención inmediata.

Se proyectó un vídeo que muestra cómo la caja del 5000 resiste perfectamente la explosión y los equipos bajo el bastidor permanecen sujetos, no siendo necesaria modificar la estructura para soportar el impacto y posibilitando restablecer más rápidamente el servicio al poder ser remolcado el tren. La onda expansiva recorre en todas las direcciones, haciendo que las puertas donde estaban colocados el artefacto y las más próximas al conductor salgan despedidas, estas últimas debido al efecto rebote por la pared que separa el recinto de viajeros con el conductor. La onda expansiva también penetra en la cabina del conductor al desprenderse las ventanas y por el sistema de ventilación forzada.

El prototipo, construido por Sunsundegui dispone de un esquema abierto imitando cómo son los trenes a día de hoy. La detonación de la carga explosiva produce una menor proyección de piezas: las ventanas se mantienen en su sitio salvo las de emergencia que se salen en una única pieza. Las luminarias y los paneles del techo no se caen al suelo gracias a su sujeción a la caja con cables de acero. Por último las espumas empleadas en la unión de los paneles reducen la deformación de estas, no produciéndose aristas y absorbiendo una mayor cantidad de energía. Este prototipo también demuestra una mejor protección a los viajeros en el caso que la explosión se realice en una estación, pues apenas salen proyectados elementos hacia afuera, la onda expansiva queda más contenida en el coche, descartando el uso de puntos de reducción de presión dentro del coche al ser poco efectivos debido a la expansión esférica de la onda expansiva.

Las medidas descritas son de bajo coste y no emplean nuevos materiales, haciendo posible la implantación de las mejoras en las reformas del material móvil. Por ejemplo, con una fina capa de plástico se evita que las cristaleras se rompan. Las soluciones diseñadas a su vez tampoco modifican en exceso el proceso productivo de los fabricantes con el fin que las medidas se adopten rápidamente y no queden aplazadas por ser de alto coste u requieran una alta inversión para poder implementarlas. Por último, el prototipo sirvió para validar el simulador informático que predice cómo se comportaría un coche de metro ante una explosión.

La jornada continuó con varias exposiciones sobre la seguridad activa y pasiva en el sector de ferroviario así como la seguridad en la nueva línea 9 del Metro de Barcelona y la protección antiincendios tanto dentro de los trenes como en estaciones.

Pablo Hermoso

Mi hobby es el metro y la fotografía, también participa en el departamento de prensa de Andén 1 cubriendo los actos de interes para la asociación sobre el metropolitano madrileño.