Andén 1 aporta algunos datos sobre la publicidad en el metro a lo largo de la historia

Ante la gran controversia producida por la venta de los derechos del nombre de las estaciones, queremos expresar algunas ideas que ayuden a resolver esta polémica.

La publicidad en el metro es algo que ha existido siempre. Desde el mismo día de la inauguración, los anuncios han sido una parte más de la financiación del metropolitano madrileño.

En aquel momento, estaban hechos de azulejos, siendo campañas publicitarias que se mantenían lo que duraba la empresa o el azulejo de la estación, como se puede ver en el actual espacio de Chamberí.

Fue después de la Guerra Civil cuando la publicidad en las estaciones empezó a cobrarse por tiempo y espacio, empapelando los antiguos anuncios de azulejo que ya no resultaban tan rentables. El sistema “quita y pon” se mantiene de manera más o menos habitual adaptándose a lo existente, hasta que en 1999 con la nueva arquitectura de las estaciones, se eliminan los grandes soportes de publicidad, sustituyéndolos por otros más pequeños e incluso, eliminándolos del todo de las estaciones.

La crisis económica y disminución de la financiación pública han motivado que la publicidad vuelva a las estaciones de metro, utilizando varias formas para ello. Primero, volviendo a instalar grandes carteles, en aquellas estaciones que lo permitían. Segundo, utilizando la propia arquitectura de las estaciones para realizar la publicidad, llenando con vinilos todo el espacio que fuera posible (templetes, ascensores, paredes en vestíbulos, andenes…). Y por último, llegando a empapelar los propios trenes, tanto por fuera como por dentro.

Naming rights, una nueva forma de publicidad

Ahora, con la venta de los derechos del nombre de las estaciones, se da un paso más. Los naming rights es una fórmula que ya se había realizado en otras redes de metro punteras, como Nueva York, Chicago o Lisboa. Incluso en la red de Cercanías madrileña hay estaciones como El Barrial-Centro Comercial Pozuelo, que podrían considerarse un antecedente de lo que se ha hecho en Sol. Además, los derechos del nombre también están presentes en otros lugares, como teatros o estadios.

Desde Andén 1 consideramos que esta nueva forma de publicidad no es más invasiva ni diferente en el camino de la evolución propagandística, que la que se ha venido realizando hasta la fecha en el metro de Madrid, especialmente durante los últimos años con la llamada ‘publicidad integral’.

Además, no creemos que el cambio de nombre lleve a confusión a los viajeros, como sí podría crear, y de hecho crea, el plano actual de la red. Por otro lado, aunque la duración de esta campaña es de un mes, opinamos que no sería ni viable ni interesante una cesión del nombre a largo plazo, como ocurre en la red de metro neoyorkina.

Lo que se está realizando en Sol no es más que una prueba.

Antes de que nadie emita un juicio más exhaustivo, Andén 1 quiere esperar a que finalice este experimento, que sin duda puede ser una nueva fuente de financiación en un momento económico tan complicado. Y si puede evitar una subida de tarifas: ¡miel sobre hojuelas!

Andén 1

La Asociación de amigos del metro de Madrid Andén 1 nació en septiembre de 2006 y está formada por un grupo de personas interesadas por la historia y la evolución de la red de metro de Madrid en todos sus aspectos: infraestructura, material móvil, servicio, campañas publicitarias… Desde Andén 1 queremos promover el conocimiento de dichos aspectos, otorgando a nuestro metro la importancia que éste se merece. El ferrocarril metropolitano forma parte de la vida de los madrileños desde 1919 y hoy Madrid sería inconcebible sin su metro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *