Andén 1 participa en la presentación de la nueva serie 114 de Renfe

Jorge Serrano MolinaMadrid, 21 de julio de 2011.– Once y media de la mañana. Con puntualidad británica nuestro tren parte de la estación de Chamartín. Nueve blogueros participamos en esta experiencia que nos llevó a probar las bondades de los trenes de la serie 114 de Renfe, que la compañía ferroviaria acaba de poner en circulación. Nuestro destino: Valladolid.

La llegada al parque de vehículos de esta nueva serie ha permitido a Renfe aumentar las frecuencias en la relación Madrid-Segovia-Valladolid, respondiendo así las demanda de los usuarios. De este modo, desde hace un mes y medio, los vallesoletanos han visto como se doblaban los servicios AVANT hasta su ciudad, aumentando de 4 a 8 las circulaciones con Madrid, y los segovianos, cómo crecían las frecuencias de 7 a 10.

Durante el trayecto, hemos aprovechado para descubrir un poco más estos nuevos trenes. Destacan por su accesibilidad: puertas anchas, plazas y aseos adaptados a minusválidos, señalización en braille, megafonía…, y por su confort: asientos de casi un metro de separación y ni un ruido en las cabinas, mientras alcanzamos una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora.

Antes de atravesar la Sierra pasamos a la cabina, donde comprobamos el trabajo del conductor, que aprovechó para contarnos algunos aspectos referentes a los túneles de Guadarrama, los cuartos más largos de Europa, y el funcionamiento sistema de seguridad que protege al tren.

Apenas una hora después de salir de Madrid, estamos pisando la estación de Campo Grande. Allí nos esperan Alfonso Rodríguez, director de Viajes Urbanos e Interurbanos de Renfe, y el gerente de la zona centro-norte, Javier Gómez. Con ellos departimos acerca de nuestras impresiones de los trenes y el servicio que cubren.

El servicio Madrid-Segovia-Valladolid cuenta con un 70% de ocupación, principalmente trabajadores y estudiantes, aunque también muchos turistas, como pudimos comprobar. Estos viajeros califican el servicio con una nota de 7`5 sobre 10, aunque desde Renfe admiten hay cosas que se pueden cambiar.

Por ejemplo, la falta de cobertura móvil completa en toda la línea, algo muy demandado por los viajeros y que dimos cuenta de ello durante el recorrido. Alfonso Rodríguez nos adelantó que están trabajando para resolver ese problema, del que habrá noticias muy pronto, además de introducir más a Renfe en el mundo digital, con aplicaciones móvil que permitan el billete electrónico.

Rodríguez nos informó además ce un cambio muy importante en la política de la compañía ferroviaria. En los últimos años, Renfe casi había condenado a los transbordos entre sus propios trenes, potenciando los servicios directos y evitando en la medida de lo posible tener que establecer correspondencias. De ahora en adelante, los transbordos intramodales serán más potenciados, mediante la aparición de un billete único.

También les preguntamos acerca del futuro del servicio de cercanías de Madrid a Segovia por Cercedilla, amenazado de cierre desde la apertura de la LAV Norte. Actualmente, esa línea cuenta con 7 frecuencias diarias, que tardan en cubrir el recorrido entre Madrid y Segovia algo menos de dos horas, frente a los 28 minutos del AVANT. Por ello, está en estudio la reducción de frecuencias y un futuro cierre planea en el horizonte.

Al acabar nuestra conversación, rápidamente volvemos al tren, que está a punto de partir. Otro tren de la serie 114 nos devolvió a Chamartín, donde llegamos una hora más tarde e incluso con algo de adelanto sobre el horario previsto. Así acabamos este pequeño viaje, que aunque rápido nos ha permitido conocer un poco más las virtudes de nuestra red de alta velocidad.

Desde Andén 1 queremos agradecer la oportunidad que se nos ha dado para conocer este servicio, los nuevos trenes y la línea más de cerca.