El pasado sábado día 11 de enero, un nutrido grupo de socios de Andén 1, nos reunimos a las 10 de la mañana en la boca de acceso de Laguna con el fin de visitar las instalaciones del Depósito que la Compañía del Metropolitano tiene en esa zona y siendo aneja a la estación de este nombre, está conectada a la línea circular.

cortesía googleEn dicho punto de encuentro nos reunimos con puntualidad y allí conocimos a Mario, técnico de líneas 6 y 11 que amablemente se brindó a acompañarnos a las instalaciones. Desde este punto y después de casi un kilómetro llegamos al acceso al Depósito que se encuentra en la calle de Gotarrendura.

En la garita de acceso nos identificamos en la lista que previamente habíamos remitido a RR.EE de Metro. Cuando nuestro amigo Manuel González Márquez hubo llegado fuimos a visitar el puesto de mando que se encuentra en la torreta a la entrada del depósito dónde se tiene una amplia y privilegiada vista sobre la playa de vías de entrada tanto a línea como a los hangares.

Una vez recibidas las explicaciones del Jefe de Depósito y resueltas todas las curiosidades que se le plantearon volvimos a descender hacia la explanada en dónde vimos maniobrar varios convoyes tanto modernos como nuestros queridos 5500.

Fuimos pasando por cada una de las vías, observando los diferentes espacios, llenos de vehículos y en dónde nos llamó la atención varios vehículos auxiliares reconvertidos de coches clásicos. Tomadas mil fotos y vídeos siempre para uso particular, pasamos al interior de los edificios bordeándolos y observando allí aparcada una curiosa «caterpillar» de uso mixto ferroviario-oruga de la empresa concesionaria encargada de las obras de acondicionamiento.

Ventas reformadoAllí se encontraba estacionado una auténtica joya: el AT-1, un clásico modelo “Ventas” de 1924, remodelado y reconvertido en remolcador y pintado de color butano. También y esta vez en verde un “500″ también vehículo auxiliar transformados para poder circular en cualquier gálibo y catenaria.

Así fue pasando la mañana, todos atentos ante las expertas e interesantes explicaciones de Manuel González Márquez y también las de carácter práctico de nuestro consocio Eduardo Sánchez.Una vez concluida la visita y delante de un flamante 8000, ofrecimos a D. Manuel unas palabras de agradecimiento por su trayectoria de ayuda y apoyo a Andén 1, nombrándole Socio de Honor y obsequiándole con un diploma, acto que ya hemos reflejado en la correspondiente entrada.

Después de todo esto, nos fuimos a comer, a invitar por todo lo alto a nuestro nuevo socio en nuestra comida anual.