Andén 1 participa en un viaje de simulación comercial del nuevo AVE Madrid-Valencia

La estación de Puerta de Atocha ha cambiado mucho en los últimos 18 años. Cuando apenas ha alcanzado la mayoría de edad, ya ha sufrido 2 reformas sucesivas en sus pasillos, que buscaban acoger la creciente demanda de pasajeros: primero para los que venían de Zaragoza, Lérida y Barcelona, y ahora para recibir a los viajeros de la LAV Levante.

Aun así, sigue manteniendo el mismo carácter de siempre: punto de encuentro de despedidas y llegadas. Y para nosotros, del inicio un bonito día de viaje a Valencia para probar el nuevo servicio de Renfe-AVE, que se dirigirá a la tierra de las flores, la luz y el color.

Tras pasar el control de equipajes, bajamos al andén sin tiempo que perder. Todos los trenes que cubrirán este servicio a partir del día 18 de este mes serán de la serie 112. Se trata de una pequeña evolución de la serie 102, pero que mantiene su característica figura que les ha valido el apodo de “patos”.

En nuestro caso, será la composición 112-022 en cola la que cubrirá el servicio 10082 sin paradas hasta tierras valencianas. Esta serie 112 tendrá características especiales para este servicio, como la eliminación de la clase preferente, que busca un aumento de las plazas de turista, en previsión de la alta ocupación.

Salimos de Atocha a las 11h05, con puntualidad británica, y antes que nos demos cuenta ya hemos abandonado la NAFA para adentrarnos en terreno de la línea a Levante. 14 trenes por sentido al día unirán la capital de España con Valencia, de los que 4 tendrán parada en Cuenca y Requena-Utiel.

Atravesamos las tierras conquenses casi sin darnos cuenta. El tren alcanza una velocidad de 300 kilómetros/hora. Lo cual impresiona aún más cuando atravesamos el conjunto de túneles y viaductos construidos para superar el embalse de Contreras. Para la construcción de este tramo se hizo mediante técnicas muy singulares para no estropear el valor paisajístico y ecológico de la zona.

Llegamos a las puertas de Valencia con algunos minutos de adelanto, por lo que el tren se detiene unos minutos antes en la entrada de la estación. Tras 105 minutos de viaje, desembarcamos en Valencia-Joaquín Sorolla a las 12h50. La estación Joaquín Sorolla es provisional, a la espera que se construya la terminal subterránea de la Estación del Norte.

Joaquín Sorolla se encuentra a apenas 200 metros de la Estación del Norte, en los terrenos del futuro Parque Central. Cuenta con 8 vías de las cuales 6 son de ancho internacional y dos de ancho ibérico, a las que se accede por un cambiador de ancho. Estas vías en “ibérico” están destinadas a acoger los servicios hacia Castellón.

Tras un agradable paseo por el puerto y la costa valenciana, todo ello acompañado con una estupenda paella valenciana, volvemos a la estación Joaquín Sorolla para emprender el viaje de vuelta a casa. Para el retorno, será la composición con la 112-025 en cola la que nos devuelva a Madrid en el servicio 10183, una vez más sin paradas intermedias. Pero esta vez, partimos de Valencia con 6 minutos de retraso, a las 15h56.

Una vez pasados los viaductos de Contreras pudimos pasar a la cabina, donde el maquinista nos explicó algunos de los aspectos más importantes de la nueva línea. Como por ejemplo que no se sobrepasarán en ningún momento los 300 kilómetros/hora por el coste económico que supone y la presencia del sistema ERTMS-2 como garante de la seguridad en la línea. Además observamos el trabajo extra del maquinista en el momento en que atravesábamos un tramo de vía con bastante nieve acumulada.

Al igual que en el viaje de ida, apenas te da tiempo a hacer nada. Y es que aún habiendo salido con retraso de Valencia, llegamos a Puerta de Atocha en el horario previsto, a las 17h34 de la tarde, tras 98 minutos de viaje.

Con estos tiempos tan competitivos, es normal que, según los cálculos de Renfe, más del 90% de los pasajeros de avión en este trayecto se vayan a pasar al tren de alta velocidad cuando se inicien los servicios al público el 19 de diciembre.

Y así concluyó este viaje de prueba, en el que pudimos comprobar las bondades de esta línea y el avance que va a suponer para todos los trenes de pasajeros que, desde Madrid, se dirijan hacia Levante.

Desde Andén 1 queremos agradecer la oportunidad que se nos ha dado para conocer esta nueva línea más de cerca.

Texto: Jorge Serrano. Foto: Renfe.