Acceso Lista

La Asociación de amigos del metro de Madrid Andén 1 quiere manifestar su satisfacción por la decisión de Metro de Madrid de abrir de nuevo el resto de los 21 vestíbulos que aún permanecían clausurados desde el año 2012, como parte de las medidas de ahorro de costes promovidas desde Metro de Madrid.

Aunque a lo largo de este año 2014 ya se habían puesto en servicio 11 de los 21 accesos cerrados hace dos años, ha sido apenas unos días antes de comenzar un año electoral cuando Metro ha vuelto a abrir todos sus vestíbulos al público. La Comunidad de Madrid justifica la apertura por un aumento mínimo en el número de viajeros (0,32% hasta el mes de noviembre), si bien es el primer año desde 2008 que Metro de Madrid no pierde viajeros. Por esta razón, Andén 1 opina que esta reapertura sólo busca generar una opinión favorable entre los electores sobre la gestión del Gobierno Regional.

Además, el cierre, que se hizo con un criterio casi aleatorio y sin contar con las opiniones de los vecinos de las estaciones afectadas, apenas ha permitido ahorrar a las arcas públicas 2 millones de euros en concepto de mantenimiento, energía y gastos de personal, según datos de la Comunidad de Madrid. Andén 1 cree que así se pone de manifiesto el fracaso de la medida, teniendo en cuenta que los vestíbulos clausurados ya no tenían personal y estaban mecanizados, con lo que los gastos eran prácticamente mínimos.

Por otro lado, la puesta en servicio de estos accesos contrasta totalmente con el proceso de cierre. Si ahora vemos a la Comunidad y a Metro atribuirse un mérito inexistente y celebrar con pompa la reapertura, dos años atrás el proceso de cierre fue llevado a cabo entorno a un silencio institucional, con nocturnidad y sin aviso previo a los viajeros.

Es por ello que la Asociación de amigos del metro de Madrid piensa que esta noticia es muy positiva para todos: los viajeros y el propio Metro de Madrid. La reapertura de los vestíbulos puede contribuir a la mejora en el número de pasajeros tan perseguida por la Comunidad y, por tanto, ayudar a recuperar el nivel de servicios y de calidad en la red de metro que los madrileños disfrutábamos hasta el comienzo de la crisis.

Pero Andén 1 también advierte que este aumento de usuarios sólo podrá ser logrado si se abandona la ‘economía de guerra’ adoptada en Metro de Madrid y se afronta la demanda de transporte público desde un punto de vista global, apostando por la interconexión entre los medios y el uso correcto de todos los recursos de los que dispone Metro de Madrid en concreto y nuestra región en general. Algo que aún está lejos de ser realidad si sólo se está pendiente de las cuentas de la Comunidad y no de las necesidades de los viajeros.