A principios del mes de mayo se cumplieron seis años de la aparición del actual plano de la red de metro de Madrid, realizado por Rafael Sañudo y su estudio RaRo S.L. El nuevo mapa llegó con un estilo que intentaba copiar al plano del metro de Londres, un coste demasiado elevado para lo que apareció finalmente y un diseño que no dejó indiferente a nadie: ángulos rectos, cambio de la simbología e incluso de los colores originales de las líneas.

A pesar de las reacciones negativas de los viajeros, el nuevo plano se quedó con nosotros. Madrid sigue “disfrutando” de un mapa que lleva a confusión a los viajeros, tanto extranjeros como madrileños de pura cepa; añade una duplicidad en la imagen corporativa, al coexistir la tradicional de metro con la nueva creada para el plano, y establece nuevos criterios que no caben en un plano esquemático, como la separación entre estaciones, entre otros errores.

Cuestionable diseño y falta de funcionalidad

Desde Andén 1 siempre hemos rechazado este plano, considerando que resultaba confuso e ilegible para los viajeros, dificultaba la planificación del viaje, estaba plagado de errores y carencias de información y suponía la destrucción de la identidad corporativa de Metro de Madrid. La sustitución de este diseño por otro mejor para el viajero ha sido una de nuestras peticiones más realizadas a Metro los últimos años

Por eso, la Asociación de amigos del metro de Madrid apoya sin reservas la retirada total del plano realizado por el Estudio RaRo, tanto de los mapas que se distribuyen a los viajeros como de los termómetros y planos que se encuentran en interior de los coches.

Del mismo modo, Andén 1 considera que el nuevo plano, aunque todavía con carencias y errores propios de las primeras ediciones, ya subsana algunas de las graves deficiencias que tenía el anterior. Por ejemplo, los problemas de legibilidad o la identidad corporativa de Metro, han sido corregidos o recuperados con la nueva edición.

Además, creemos que el Consorcio no debe perder esta oportunidad para incorporar al plano las líneas de cercanías de la Comunidad de Madrid, que junto con la red de metro, son una pieza fundamental de la movilidad de nuestra región.

Este paso hacia delante debe ser el primero de muchos para lograr otra vez esa excelencia de la que se hablaba hace unos años. Excelencia para la que hay que dedicar no sólo recursos económicos, sino técnicos y humanos y tener en cuenta la opinión y necesidades del viajero.

NOTA:

  • Una recopilación de errores y carencias del plano RaRo realizada por nuestro socio Pedro Muñoz puede ser consultada en el siguiente enlace.