Nueva tarjeta transporte público

El 30 de abril de 2012 el Consorcio de Transportes de Madrid ha publicado todos los detalles de la “tarjeta de transporte público” o TTP. El más importante, el reglamento con el que se regirá el nuevo soporte, sin el cual el sistema no podría funcionar de forma adecuada. A continuación vamos a realizar un análisis en profundidad de la Tarjeta que revolucionó la validación del transporte público en las grades metrópolis como Londres con su Oyster y París con la Navigo.

Pablo Hermoso. Madrid, 1 de mayo de 2012.
Durante la semana pasada se ha dado el paso definitivo para la expedición masiva de la tarjeta sin contacto denominada “tarjeta transporte público”. Se actualizó el software de todas las máquinas autoventa de Metro de Madrid que disponen de lector de estas tarjetas, de tal forma que en cada vestíbulo hay, al menos, una máquina donde se pueden realizar las recargas.

Las máquinas que admiten la tarjeta están indicadas con una pegatina que dice: “tarjeta transporte público. Carga de títulos” y con el logotipo de la tarjeta. La ranura donde se ha de introducir la tarjeta también está señalizada con la imagen de la misma.

Máquinas de recarga de la tarjeta transporte público.

Máquinas de autoventa que recargan la tarjeta transporte público.

El otro paso que se ha dado es la adecuación de varias oficinas para la expedición manual de las tarjetas. A las oficinas de información al usuario ya existentes en Nuevos Ministerios y Avenida de América se van a sumar otras en Moncloa, Príncipe Pío y Ciudad Universitaria. La oficina “entrelíneas” de Plaza de Castilla también dispone de la maquinaria para realizar la expedición de las tarjetas, convirtiéndose ahora en oficina de gestión  “tarjeta transporte público” .

Oficina de gestión tarjeta transporte público de Plaza de Castilla

Oficina de gestión “tarjeta transporte público” de Plaza de Castilla, antes “entrelíneas”


¿Quiénes pueden solicitar tarjeta?

Las personas nacidas en 1989 o antes, es decir, personas que pueden optar por el actual Abono Joven. Para el resto de abonos de transporte, la implantación de la tarjeta sin contacto se va a realizar de forma paulatina: se comienza con los abonos de la zona A, después los del resto de zonas y finalmente los títulos de 10 viajes.

Calendario de Implantación [CFOL]

Tipo de abono Periodo de renovación Usuarios
Joven, zona A Desde el 3 de mayo 100.000
Normal, zona A Segundo semestre del 2012 400.000
3ª edad y resto de zonas Sin concretar

¿Dónde puedo solicitar la tarjeta?

Se ha de distinguir si se trata de una renovación de Abono, es decir personas que ya tenían el abono transportes, o si es una solicitud de nueva tarjeta al carecer actualmente de abono transportes.

Resumen de los canales para solicitar la tarjeta transporte público. Fuente: CRTM

El coste de la nueva tarjeta es de 4 euros, siendo gratuita para aquellas personas que soliciten la renovación del abono joven entre el 3 de mayo y 31 de julio de 2012. Después, la renovación costará lo mismo que la nueva tarjeta: 4 euros.

El procedimiento para lograr la tarjeta es indistinto del perfil de usuario: joven, normal o tercera edad y se explica en las siguiente imágenes obtenidas del folleto editado por el Consorcio de transporte sobre la nueva tarjeta transporte público. [CFOL]

Documentos necesarios para obtener la tarjeta transporte público. Fuente: CRTM

Renovación tarjeta transporte publico

Procedimiento para renovar el Abono Transportes a la tarjeta transporte publico. Fuente: CRTM.

nuevos usuarios del abono transporte

Procedimiento para solicitar la tarjeta transporte público si no dispone ya de Abono Transportes. Fuente: CRTM


¿Cómo se expide la tarjeta en las oficinas?

El sistema será similar al que se realizaba en la prueba piloto. En las pruebas piloto sólo se podía obtener la tarjeta tras una llamada telefónica indicando que se era uno de los afortunados para participar en ella. Se concertaba la cita y se acudía a la oficina asignada. En la oficina se comprobaba que la persona estaba citada y se comenzaba con la entrega del DNI. El operador introducía los datos personales tanto en el ordenador como en una hoja de solicitud de la tarjeta sin contacto del Consorcio. Después se realiza la foto personal con una webcam.

Introducidos los datos en el ordenador, el operador muestra por pantalla todos los datos para que el usuario compruebe que son correctos y se procede a realizar la tarjeta. Se personaliza la tarjeta con los datos de nº de tarjeta, nombre y fotografía y después se procede a guardar la información dentro de la tarjeta.

Después se comienza a cargar los datos dentro de ésta. La tarjeta dispone de 4.096 bytes para guardar la información de manera segura. Para ello se utiliza un equipo especial que permite, por una parte, enviar los datos a los servidores del Consorcio regional de transportes de manera segura y, por otra, generar un certificado en la tarjeta que garantiza que los datos que se guarden no se puedan manipular. Este procedimiento garantiza que la información guardada en la tarjeta sean íntegra y se evita el fraude de terceras personas que puedan manipular los datos. De hecho, sin el equipo especial del Consorcio no se pueden genera tarjetas válidas en este sistema.

Finalizado el proceso, la tarjeta está lista para ser cargada por primera vez y se utilizada en ese mismo momento. La carga se realiza en cualquier máquina de Metro de Madrid habilitada para realizarlas. El operador acompaña al usuario y le explica cómo se recarga para que éste la recargue en el momento y la pruebe acto seguido en un paso para comprobar el correcto funcionamiento de la tarjeta. Aunque el usuario pierda días, es preferible realizarlo de esta manera pues éste se ahorra las molestias de tener que pedir cita y volver a la oficina para que se solucione el problema.


¿Cómo se recarga la tarjeta transporte público?

La operación es muy sencilla. Hay que disponer de una tarjeta válida y encontrar una máquina de autoventa en Metro de Madrid que tenga el botón en la pantalla “tarjeta transporte público”. En cada vestíbulo habrá al menos una máquina habilitada para ello. Durante los primeros meses, es recomendable tener tarjeta de débito o crédito pues todas admiten esta forma de pago, al ser las máquinas exclusivas con este método de pago las que más adaptadas están en la red.

Para recargar hay que pulsar el botón “tarjeta transporte público” y acto seguido introducir la tarjeta en la ranura indicada por el letrero “Tarjeta de transporte público”, o introducirla directamente. Esta parte es la más complicada pues las ranuras cambian de ubicación según el modelo.

Detectada la tarjeta, pueden aparecer las siguientes pantallas, dependiendo si la tarjeta ya está cargada o no. Se puede pasar de una a otra pulsando el botón correspondiente.

Tarjeta sin cargar:

Aparece la pantalla para realizar la recarga, indicándose el precio, los medios de pago disponibles, la duración del bono –o “forfait”–, la zona de utilización y la fecha límite de utilización del bono. Es muy importante tener en cuenta esta fecha ya que si dejamos el bono cargado y no lo vamos a utilizar inmediatamente, a partir del décimo día de la recarga, la duración del bono se va disminuyendo día a día en un día.

Recarga de la tarjeta transporte público

Recarga de la tarjeta transporte público

Tarjeta con un título ya cargado

Si la tarjeta ya tiene una recarga realizada, aparecerá la pantalla en la que se indica:

  • La validez de la tarjeta sin contacto (7 años desde el día de expedición). [CFOL]
  • Perfil de usuario (normal, joven, tercera edad) y fecha de vencimiento del perfil.
  • El título cargado que está en uso y cuándo caduca.
  • El último título cargado y su caducidad.

Si no hay ningún título cargado en la tarjeta, la pantalla mostrará:

  • La validez de la tarjeta sin contacto (7 años desde el día de expedición) [CFOL].
  • Perfil de usuario (normal, joven, tercera edad) y fecha de vencimiento del perfil.
  • El último título cargado que estuvo en uso y cuándo caducó o si no hay títulos cargados.

Para recargar la tarjeta con un nuevo título, se ha de pulsar el botón “tarjeta transporte público” y se muestra la pantalla de recarga.


¿Qué títulos puede soportar la tarjeta sin contacto?

La tarjeta puede albergar hasta tres títulos de transporte diferentes: un abono personal de 30 días de cualquier tipo y zona y dos títulos multiviaje no personales diferentes (billetes de 10 viajes como, por ejemplo, el metrobús). Cualquier combinación es posible hasta tener tres títulos de transporte en la tarjeta. En esta primera fase sólamente se pueden cargar abonos personales de 30 días.

Los billetes multiviaje que puede contener la tarjeta pueden ser de utilización:

  • Exclusiva: Billete sin integrar, válido únicamente en un medio de transporte y/o operador. Por ejemplo, el “metrobús”.
  • Indistinta: Billete integrado, que permiten realizar los viajes correspondientes en más de un operador de transporte.

En el futuro, cuando se dispongan de varios títulos de transporte, siempre se validará el que corresponda si son disjuntos.

Si hay dos que son válidos, se valida siguiendo la siguiente jerarquía: primero el abono y después los títulos multiviaje. Por ejemplo, una tarjeta cargada con un abono de 30 días de la zona A y un metrobús: la primera vez que se valida a la entrada se usa el abono de 30 días. Si acto seguido en el mismo sitio (autobús o estación de metro) se vuelve a usar esa tarjeta, se descontará un viaje del metrobús cargado. De esta forma se puede satisfacer que un usuario habitual del transporte público “invite” a su acompañante.


¿Qué es el abono 30 días?

Es el abono personal e intransferible equivalente al abono mensual usado hasta ahora. Son treinta días naturales y consecutivos desde la primera vez que se usa el abono en transporte público. Es decir, la primera vez que se pone la tarjeta junto a un lector de un acceso a Metro, autobús o Cercanías.

¡Importante!: Una vez realizada la carga, el usuario dispone de diez días para comenzar a utilizarla, comenzando a contar los treinta días de utilización desde esa primera validación. La recarga caduca a los cuarenta días desde que se recargó, aunque no se haya activado el abono. “Transcurridos diez días después de efectuar la carga, si el título no ha sido validado se irán descontando días de validez.”[CFOL]

Este sistema permite una mayor flexibilidad respecto al sistema de meses naturales además de poder recargar cuando mejor convenga al usuario, teniendo en cuenta la limitación de los diez días para que no se vayan descontando días de validez. Sería deseable ampliar el periodo de validez de la carga para el usuario con el fin de disponer de más flexibilidad.

Por parte del Consorcio, podría ser a su vez beneficioso pues el usuario podría adelantar más días que la entidad recibe el dinero.


¿Cuántas recargas se pueden hacer a la vez?

Solamente una, cuando la tarjeta tenga o un abono 30 días en uso o está ya caducado. Para cargar la tarjeta dos veces el mismo día, hay que validar la tarjeta en el transporte público entre las dos recargas.


Si me sustraen o pierdo la tarjeta, ¿qué pasa?

Se ha de comunicar formalmente esta situación al Consorcio con la mayor brevedad posible, para que la tarjeta pueda ser bloqueada y no pueda ser usada de forma fraudulenta. Para ello ha de personarse en las Oficinas del Consorcio, en Plaza del Descubridor Diego de Ordás nº3, o a través de la página “Tarjeta Transporte Público” y se ha de adjuntar una declaración responsable o denuncia. [CFOL].

Bloqueada la tarjeta, el usuario tendrá que realizar una solicitud de una nueva tarjeta de transporte público con el fin de que le realicen un duplicado. Para ello ha de indicar o seleccionar la casilla de “Extravío o Robo” como “causa que se solicita la nueva tarjeta de transporte público” en el formulario de de solicitud de la tarjeta. El usuario deberá pagar por la nueva tarjeta la tarifa que esté vigor en ese momento. El Consorcio procederá a expedir la nueva tarjeta y a transferir los títulos de transporte que tenía la tarjeta extraviada en el momento en que se realizó el bloqueo. Los títulos transferidos mantendrán las condiciones de uso de la tarjeta original.

No se realizará el duplicado si la tarjeta extraviada se retira por utilización incorrecta de la misma. De aquí la importancia de notificar cuando antes de la situación de extravío de la tarjeta, pues el usuario habrá de realizar otras gestiones aclarar la situación. [CCON]..


¿Cómo se bloquea la tarjeta?

Cada tarjeta dispone de un número de identificación único. Este identificador se da alta en una especie de “lista negra” denominada “CRL” (Lista de Certificados Revocados, pues la tarjeta funciona gracias a un certificado digital al igual que el DNI electrónico), y a partir de ese momento nadie podrá recargar la tarjeta ni validarla para acceder al transporte público.


¿Cómo funciona la CRL?

Es un mecanismo de Seguridad Informática que se emplea con todos los certificados digitales. Cuando una persona quiere utilizar un certificado digital, después de comprobar que está en periodo de validez, se comprueba que ese certificado no está dado en esa “lista negra”. En caso que lo esté, el certificado no es válido y no se puede realizar ninguna operación con él.

tarjeta transporte publico no válida

tarjeta transporte público no válida por cualquier causa: dada de baja, caducada o deteriorada.

La comprobación, por tanto, se realiza siempre que se valide la tarjeta. Es un proceso tan rápido que el sistema puede comprobar que la tarjeta no está en esa lista en menos de medio segundo.


¿Qué es el club de amigos de la tarjeta transporte público?

tarjeta trasnporte público club de amigos

Club de amigos de la tarjeta trasnporte público. Fuente: CRTM.

Para aquellos que están interesados en los sistemas de transporte público de la Comunidad de Madrid, el Consocio ha lanzado esta iniciativa. Apuntándote al club, el “amigo” podrá obtener promociones que supongan beneficios o descuentos en productos y servicios en museos, teatros, bibliotecas, conciertos, exposiciones, parques de ocio, viajes, restauración, hoteles… [CDES].

El “amigo” además de disponer de información del Sistema de Transporte Público de la Comunidad de Madrid también podrá participar en los eventos y actividades que organice el Consorcio de Transportes de Madrid y de otras actividades que tengan reservadas. [CFOL] y [CSOL].

A modo de ejemplo, los últimos eventos que organizó en Consorcio son los del 25º aniversario: organizó una sesión de fotos en el intercambiador de Moncloa para ser la imagen del aniversario, conciertos y actividades en dicho intercambiador. En Plaza de Castilla el día del cumpleaños del Consorcio se repartió tarta y galletas.

Listado de eventos públicos organizados por el Consorcio:

Como contraprestación para el Consorcio de Transportes, los “amigos” permitirán que se le realicen encuestas y estudios de movilidad para mejorar la calidad de los transportes [AGP1]. Por tanto, por el bien de todos, TODOS debemos pertenecer al “club de amigos TTP”.


Se ha anunciado que con la nueva tarjeta el Consorcio tendrá información más precisa de los usuarios. Por ello ¿La nueva tarjeta puede afectar a mi privacidad?

No. La tarjeta utiliza un número de identificación que puede ser utilizada para realizar los estudios de movilidad por parte de terceras personas de forma anónima, pero en ningún caso se accederán a los datos personales de los usuarios (nombre, dirección, teléfono de contacto) y, por tanto, saber los recorridos que una persona en concreto realiza. Los datos personales se almacenan en un servidor del Consorcio con los números de identificación cifrados de tal manera que solamente una persona autorizada del consorcio podría acceder a esos datos y siempre ajustándose a lo que la LOPD indique en este caso.

Si no se desea participar en los estudios de movilidad, cuando se solicite la tarjeta el usuario ha de seleccionar “NO” cuando se pregunta si quiere formar parte del “club de amigos de la tarjeta de transporte público”. Se recuerda que los estudios de movilidad se realizan de forma anónima y permite al gestor adecuar mejor la oferta del transporte público.

Una mejor adecuación beneficia al conjunto del transporte público de la Comunidad de Madrid al poder transportar a las personas de la manera más eficiente posible. Y si el transporte es eficiente, entonces será más rápido, cómodo y barato.


¿Es la tarjeta transporte público más ecológica que el sistema anterior?

Es difícil valorar el impacto medioambiental de los diferentes soportes aunque, con la nueva tarjeta, la Comunidad de Madrid prevé “ahorrar más de 150.000 kilos de papel en los próximos 5 años”; el nuevo soporte dispone de plásticos, antena y un chip con memoria que se han de renovar cada siete años.

Sin embargo, la tarjeta sí que permita reducir los gastos de mantenimiento y operación pues los lectores tienen una menor tasa de fallo al no intervenir elementos mecánicos en la validación y ya no se necesita de la logística de reposición de los rollos de los bonos en las máquinas y estancos. Se cifra el ahorro económico en un 30%.


Valoración final

La tarjeta, por tanto, es segura, polivalente y cómoda. Los usuarios que ya la han probado están muy satisfechos con su uso.

Se valida el titulo de forma más rápida al no intervenir elementos mecánicos, no se pierden los datos guardados (desimantación de la banda magnética) y la lectura se puede realizar sin sacar la tarjeta de la cartera ni del bolso.


Bibliografía: