El 2 de febrero de 1984, la Compañía Metropolitano de Madrid emitió una circular en la que se autorizaba expresamente la realización de fotografías en las instalaciones de la Red, a las que puedan tener acceso los viajeros. Hoy se cumplen por lo tanto 25 años de este escrito, que permite a los usuarios fotografiar libremente las estaciones y los trenes del metro.

Desde esa fecha, Metro no ha emitido ninguna otra circular relacionada con este asunto. La autorización por tanto no ha sido derogada y sigue vigente hoy en día. Así es admitido desde el departamento de Relaciones Externas de la compañía, que reconoce que no es necesario expedir ningún permiso previo a la toma de fotografías por parte de los particulares.

La realidad sin embargo es bien distinta. Los aficionados se encuentran con serias dificultades para poder tomar fotografías, tanto por la actitud del personal de las empresas de seguridad, como por la de una parte del propio personal de Metro, que aseguran que está terminantemente prohibido hacer fotografías en las instalaciones de la red, contradiciendo así la circular vigente y las indicaciones procedentes de la compañía.

Ante estas situaciones, los aficionados a la fotografía se sienten tratados como delincuentes, casi como si sus cámaras fueran armas de fuego, generándose incómodas e innecesarias situaciones de tensión con el personal que no permite el uso de las mismas, alegando cuestiones de seguridad.

Andén 1 considera que esta problema debe solucionarse con urgencia. Metro debe informar correctamente a su personal y al de las contratas de seguridad para que estén al corriente de que la toma de fotografías está expresamente permitida y que la realización de esta actividad no supone ningún peligro para sus instalaciones, su personal o sus usuarios. La Asociación de amigos del metro de Madrid Andén 1, propone a la compañía que emita una nueva circular que incida en los valores que promovía la anterior de 1984, de forma que sacar una cámara de fotos en una estación no sea visto como un peligro que no es.

La Asociación de amigos del metro anima a Metro de Madrid a que siga el ejemplo de Metro de Bilbao, que en febrero de 2006 emitió una comunicación interna en la que informaba a su personal que a partir de esa fecha no es necesario que los y las cientes dispongan de autorización para la realización de fotografías y vídeos domésticos en sus instalaciones, reconociendo la atracción estética de las mismas y el interés que puedan tener los ciudadanos de tener un recuerdo de su visita.

Andén 1 recuerda que la toma de fotografías por parte de particulares está permitida siempre que el desarrollo de la actividad no suponga molestias a los viajeros ni alteraciones del normal funcionamiento del servicio. Sí debe pedirse un permiso previo a Metro si el aficionado necesita la utilización de accesorios como trípode o flash, o si las fotografías van destinadas a ilustrar publicaciones o para usos comerciales. Asimismo, confía en que los encontronazos entre el personal y los aficionados dejen de producirse, estableciéndose un entorno de colaboración y respeto mutuo.